¿Qué tienen en común las religiones y las apuestas?

Sin duda, la amplia y apasionante historia de las religiones y las distintas devociones en todo el planeta es un tema apasionante, que brinda información única, y nos invita a reflexionar sobre el aspecto emocional y psicológico de todos los seres humanos a lo largo de los años.

Es interesante pensar en esta especie de fuerza interna que empuja a millones de hombres y mujeres a creer en algo más allá de las pruebas racionales o las certezas que puedan encontrarse en el mundo físico. “La fe mueve montañas” dice la sabiduría popular. Las personas profundamente religiosas son capaces de esperar y creer casi ciegamente en que algo ocurrirá, aún si las circunstancias y las probabilidades de que ello pase son realísticamente mínimas.

Estas creencias son sin duda, más allá de la religión de la que se trate, un capítulo inherentemente humano; en efecto, desde las épocas más remotas de la historia de la humanidad, la presencia de lo mágico o sobrenatural, se hizo presente.

El pensamiento religioso, la superstición, la hechicería, formaron parte de las costumbres humanas con diversas manifestaciones a lo largo de las eras. Pero desde el principio estuvo claro que el mundo físico no era suficiente para explicar algunas cuestiones y vivencias que ocurrían en el entorno en el que vivían los seres humanos.

¿Cuánto de este pensamiento mágico subsiste en las sociedades modernas cuando decidimos apostar por un número en las distintas Loterías Mundiales, bingos u otro tipo de competencia similar? Sin duda, para algunas personas y en algunos lugares esta motivación subiste. Jugar es animarse a tentar a la suerte, creer que seremos favorecidos por el azar y que la casi nula probabilidad de ganar un sorteo de la lotería, será una excepción para nosotros.

Si pensamos en las conexiones entre juegos de azar y religión es imprescindible mencionar la devoción de algunos santos específicos. De hecho, esta práctica tan conocida tiene a San Cono, como el patrono indiscutido, un santo ampliamente venerado en diversas zonas del país.

Así, una creencia o mito muy popular en algunas zonas de nuestro país y sobre todo en provincias del interior, como Entre Ríos, Misiones o Tucumán, es que soñar puede contener un mensaje secreto. Es decir, existe la idea de que soñar con ciertos elementos, personas o números contienen un código, una revelación que anticipa el número ganador de la quiniela.

Por eso muchas persona tiene gran curiosidad por conocer qué significa un número que salió favorecido (además, internet trajo la posibilidad de conocer el resultado de los sorteos en tiempo real, como lo demuestra esta página especializada con los sorteos, por ejemplo de la lotería de Tucumán https://www.loteriasmundiales.com.ar/Quinielas/tucuman). Incluso hay personas que no juegan asiduamente y aun así miran y se interesan por los números y las estadísticas que supone la fortuna de ciertos números. Más aún, no es extraño que algunos hombres y mujeres atribuyen a los seres queridos fallecidos el poder de transmitir -a través del mundo onírico y otras señales de este estilo- cuál será el número favorecido.

Puede que te hayas perdido

2 minutos de lectura
2 minutos de lectura
2 minutos de lectura